Ermua se encuentra situado en el extremo sudeste del territorio vizcaíno formando parte de una región natural, el Duranguesado, con la que comparte la mayor parte de sus características físicas. Hay que tener en cuenta también su proximidad con el límite de la provincia de Guipúzcoa, que hace que en muchas ocasiones esté más relacionada con el Bajo Deba.

Ocupa una superficie de 6,5 Km2, en su paisaje podemos ver formaciones montañosas de caliza y arenisca que limitan y atraviesan el término. Por el Este un frente montañoso que nace en el Udala se extiende hacia Ermua, donde el punto más importante es el monte Urko con 790 metros que separa las cuencas del Deba y el Artibai.

Ermua está recorrida por varios arroyos que desembocan en el Ego, afluente del río Deba. El terreno está formado por suelos húmedos, ricos en humus, debido a lo moderado de sus temperaturas y clima lluvioso. Su vegetación es espesa y los bosques originariamente de robles y hayas, han dado paso al monocultivo de coníferas, principalmente pinos.

De su historia se conoce por medio de algunos documentos antiguos que se cita a Ermua con el sobrenombre de Villa Ferrera, sin duda, por su histórica dedicación a la elaboración del hierro, característica además de todo el Valle del Deba.

Su condición como zona fronteriza, la hizo ser el escenario de las luchas banderizas, lo que obligó a la construcción de torres y murallas defensivas. En épocas de paz se hicieron caminos de relaciones cordiales y de tráficos mercantiles. Así, desde antiguo, pasó por Ermua un camino real de comunicación entre Vizcaya y Guipúzcoa, que fue una de los motivos de la prosperidad del pueblo.

Situada dentro del Camino de Santiago que pasa por Vizcaya, Ermua se encontraba dentro de la ruta que venía desde Irún a Iciar por la costa, donde se dividía, por un lado hacia Marquina y Cenarruza, y de allí a Guernica y Bilbao, mientras el otro seguía la faja costera hasta Lequeitio. Su fundación como villa fue en el siglo XIII y se regía por el Fuero de Logroño. Los historiadores la sitúan al tiempo de la fundación de la Villa de Tavira de Durango.

Durante la Guerra de la Convención, contra los franceses, tuvieron lugar en Ermua diversas operaciones. Así, el 19 de Agosto de 1794, los soldados de Ermua acuden a Durango para que les destinaran el pueblo a cubrir en la zona de Ermua -Elorrio. El 27 de agosto de 1794, un incendio fruto de la invasión francesa, destruyó gran parte de los edificios de la villa.

La principal industria de Ermua consistía en la elaboración de llaves y cajas de armas, cuyos cañones se fabricaban en la misma villa. Su calidad podía competir con las mejores de la época, si bien decayó considerablemente tras el incendio de 1794.

Pero Ermua nuevamente floreció en el siglo XVIII; todavía hoy la gran mole de la torre barroca (1738) y la cúpula del palacio de Valdespina constituyen sus monumentos artísticos más sobresalientes, símbolo y expresión del apogeo de la familia Orbe en esta centuria y en la siguiente.

Económicamente su situación ha sido una ventaja importante a lo largo de la historia, localizada en una vega fluvial, vía natural de comunicación entre el Deba y el Duranguesado, ha aprovechado el hecho de haber sido atravesada por importantes caminos, desde la ruta jacobea a la autopista A-8, para su desarrollo económico. Su proximidad a Eibar, importante núcleo industrial y su buena comunicación con Durango y Bilbao, a través de la N-634, a la autopista A-8 y al ferrocarril Bilbao - San Sebastián, han hecho de Ermua un lugar propicio para el asentamiento industrial, siendo predominante el sector metalúrgico.

El núcleo urbano de Ermua, al contrario que otros municipios de la zona, ha conocido en las últimas décadas un aumento espectacular de la población, debido a la fuerte inmigración de mano de obra de otros municipios del Duranguesado y de fuera del País Vasco, que acudió a trabajar en la industria del municipio. Esta villa medieval, bien comunicada, acostumbrada al comercio y la producción artesanal, se concentra en un solo núcleo, debido a la falta de suelo llano, limitada físicamente por su situación en un profundo y estrecho valle.

Respecto a su patrimonio destacar el Palacio de Valdespina del siglo XIX, actualmente Casa Consistorial, el Palacio de Santa Cecilia y la Iglesia parroquial de Santiago Apóstol.

Sus Fiestas Locales se celebran él 25 de Julio, Santiago Apóstol, patrono del municipio. Y él 11 de Noviembre San Martín, con la celebración de una importante feria de productos agrícolas.

Que visitar en Ermua

Eibar
Eibar
0 opiniones 0
ZALDIBAR
Zaldibar
2 opiniones 0
Durango
Durango
0 opiniones 0
Mallabia
Mallabia
0 opiniones 0

Deja tu opinión sobre Ermua

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso