Aiguamurcia

Qué ver en Aiguamurcia

(0 Opiniones)

Municipio del Alt Camp, situado en la zona montañosa que separa el Penedès del Camp de Tarragona, entre el Puig de Montagut y la Serra de Montmell. El término municipal, con 73,10 Km², es el más extenso de la comarca. Se encuentra drenado por el río Gaià que lo atraviesa de norte a sur, por la riera de Marmellá afluente del río Foix, y también por una serie de barrancos.

Su demarcación está formada actualmente por siete núcleos de población: Aiguamúrcia, Santes Creus, l´Albá, Les Pobles, el Pla de Manlleu, Les Destres y Masbarrat.


Las referencias iniciales son el Castillo d´Albà y el de Selma, que comprendían todo el término excepto las Ordes, que dependían de Montagut.

El Castillo d´Albà fue repoblado antes del año 978 por la Iglesia de Barcelona, que se reservó el dominio superior del castillo y otros derechos. A mediados del siglo XII, cuando la comunidad de Santes Creus se estableció dentro del término, los señores feudales eran Albert de Castellvell y Guillem d´Ollers, y castellanas las familias Espiells y Albà. Esta última tenía su residencia en el castillo.

A finales del siglo XIII, la Iglesia de Barcelona pierde el dominio sobre el castillo. Éste queda como señorío de la familia Albà, a la que sucede Bertrán de Gallifà en primer lugar, y más tarde la familia Sant Vicenç. Finalmente, por alianza, pasó a los Marqueses de la Manresana, que tuvieron el dominio del castillo hasta el siglo XIX.

Desde el siglo XII, el antiguo dominio del castillo se había fraccionado en diferentes dominios y cuadros. Entre ellos estaban Santes Creus, Aiguamúrcia y Les Pobles. Estos lugares pasaron a depender de la jurisdicción de los abades cistercienses desde 1179.

En el año 977 ó 978, el castillo de Selma fue cedido como feudo a Guitad de Mura por el obispo de Barcelona, que había construido un castillo en el feudo. En 1142 Guillem de Santmartí cedió el castillo y el término a los templarios, y en el año 1171, el obispo de Barcelona les cedió también los derechos que tenía sobre la parroquia.

Los templarios crearon la Encomienda de Sant Cristófol de Selma, y al extinguirse la orden, el término pasó a los hospitalarios.

Durante la guerra contra Joan II, el castellano hospitalario de Selma se mantuvo fiel a la Generalitat.
En el año 1834, el cabeza carlista Romagosa se refugió aquí, aunque fue fusilado junto con el rector del pueblo. En el 1847 el castillo de Selma se encontraba en ruinas. En el 1930 el pueblo quedó abandonado.
El pueblo de Aiguamúrcia se origina dentro de la antigua jurisdicción de Albà. En el año 1179, Eimeric de Espiells y Bernat d´Albà, disputaban su jurisdicción al Monasterio de Santes Creus, aunque el lugar siempre fue dominio del monasterio.

Hay dos versiones sobre el origen del nombre del pueblo. Una lo atribuye a un origen romano. En aquellos tiempos las aguas del río Gaià estaban consagradas a la diosa Murta (uno de los nombres de Venus), y por eso el lugar se llamó "Aquae Murtra". La evolución natural habría traído el topónimo actual. La segunda versión también tiene origen en el río. Cuando las aguas del Gaià llegan a la altura del pueblo, se estancan y pierden el color verdoso de su fondo, es decir, mueren. De aquí vendría la denominación de Aiguamorta, que con el tiempo pasaría a ser Aiguamúrcia.

La documentación antigua da a menudo otras variantes del nombre como la de "Dayna Múrcia" (año 1192).

El pueblo de Santes Creus está formado básicamente por su famoso monasterio. Se originó con un grupo de trece familias que, pasada la etapa revolucionaria en el año 1843, se instalaron en las casas de los monjes jubilados.

Sobre los otros núcleos de población actuales o deshabitados que forman el municipio, hay que destacar su dependencia del monasterio como hecho histórico característico.

El origen del monasterio se encuentra en el año 1150. Guillem Ramón de Montcada y sus hijos dieron a la Abadía de la Grand Selva de Llenguadoc, unas tierras en Valldaura (Cerdanyola del Vallès), para la construcción de un monasterio. Este monasterio ya funcionaba en el año 1152, pero pronto los monjes buscaron un lugar más apartado y se trasladaron a Santes Creus en el año 1158. Desde los primeros decenios, el monasterio tuvo una gran vitalidad. Las construcciones avanzaban rápidamente y la biblioteca adquiría importancia.

Durante el siglo XIII, el monasterio tuvo dos grandes abades, que dieron un impulso definitivo a la comunidad. Uno de ellos fue Sant Bernat Calbó, consejero de Jaume I, a quien acompañó en las conquistas de Mallorca y Valencia. El segundo fue el Abad Gener, quien obtuvo la protección del Rey Pere III el Gran. Durante su abadiado se incrementaron la vida cultural, la biblioteca y el escritorio, y se formó la escuela historiográfica y épica.

Santes Creus tuvo un papel importante en la fundación de la Orden Militar de Montesa, que sustituyó en parte a los templarios en el año 1319.

A mediados del siglo XV, Santes Creus había culminado su expansión territorial y ejercía dominio señorial sobre castillos, lugares y pueblos del Camp de Tarragona y comarcas vecinas. Por aquellos años, el cultivo de la tierra que hasta entonces había sido directo, se convirtió en parcería y arrendamiento en prácticamente su totalidad.

Los abades continuaron desarrollando un importante papel en la política catalana. A pesar de la nueva condición de Poblet como panteón real. Fueron consejeros de los reyes y estuvieron al lado de las instituciones catalanas durante las guerras que se sucedieron. En el campo cultural se impulsaron los estudios clásicos y la biblioteca se hizo muy importante.

Con la incorporación a la Congregación Cisterciense de Aragón en el año 1617, los abades dejaron de ser vitalicios. No obstante, la verdadera decadencia no comenzó hasta el siglo XIX, con la Guerra de la Independencia. Durante el Trienio Constitucional (1821-23) fue suprimida la comunidad y se subastaron sus bienes.

La exclaustración obligó a los monjes en 1835 a abandonar el monasterio que fue incendiado y saqueado.

La recuperación comenzó en el año 1843, cuando el exmonje Miquel Mestre obtuvo la iglesia del monasterio para trasladar la sede de su parroquia. Instaló trece familias de aparceros en las casas de los monjes jubilados.

En el año 1844 se creó la Comisión Provincial de Monumentos, que empezó a trabajar inmediatamente en la recuperación del monasterio. Fue declarado Monumento Nacional en el año 1921. En 1931 se creó el primer Patronato de Santes Creus. La iniciativa quedó paralizada por la Guerra Civil. En el año 1943, el nuevo Patronato de Santes Creus inició su actividad. Este organismo continúa trabajando actualmente bajo el patrocinio de la Generalitat de Catalunya, que se convirtió en propietaria por el traspaso del Estado español.

Que visitar en Aiguamurcia

Alt Camp
Alt Camp
Foto: Rubay. Panoramio
0 opiniones 0
Santes Creus
Santes Creus
Foto: Rubay. Panoramio
0 opiniones 0
Vila Rodona
Vila Rodona
0 opiniones 0

Deja tu opinión sobre Aiguamurcia

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso