Santa Maria De Huerta

Qué ver en Santa Maria De Huerta

(1 Opinión)

Para algunos estudiosos parece ser que el pueblo ya existía cuando los monjes blancos se trasladan desde Cántabos hasta Huerta en el año 1162.


Otros creen que cuando los monjes llegan se encuentran con un pequeño poblado, anexionado al vecino término de Montuenga, con el nombre de aldea de Huerta y que desaparecería a partir de la llegada de los hermanos. Así, el actual pueblo surgió alrededor del monasterio como grupo de arrendatarios de los monjes y bajo la tutela espiritual y temporal de los mismos. Parece que esta última teoría cobra fuerza si nos guiamos por la leyenda de “La hermosa de la mancha roja”. Explica ésta la conquista del Castillo del Belimbre y de la villa de Huerta a manos de Don Suero del Valle, en época de Alfonso VI. Parece ser que DonSuero conquista castillo y villa y mata en un singular combate al alcaide almohade Aben-Zaide. Cautivado por su belleza, reserva a Zulima, hija del alcaide, en una torre del castillo.
Estos hechos provocan un arrebato de celos en la mora que, una mañana, quema villa y castillo, mata a la mujer de Don Suero y rapta a su hijo. Zulima es descubierta como autora de los hechos y, por temor al hombre, se arroja por la ventana de la torre.


El castellano abandona el castillo y se instala en otro lugar. Así, la bella mora se enamora del guerrero, sin éste darse cuenta. Un día, Don Suero casa con Doña Luz, con la que tiene un hijo. Pasa el tiempo y la vida de los monjes y el pueblo transcurre con total tranquilidad y con el apoyo de todos los reyes castellanos y aragoneses de la época. Todo tranquilo hasta el siglo XIV en que la peste y el hambre, unido a la crisis económica, se ceban con el pueblo. Siguen los desastres con las embestidas de las guerras de Pedro I de Castilla contra Pedro IV de Aragón. Y como colofón, las devastaciones de la soldadesca y los desfalcos de los pueblos vecinos. Todo esto hace pensar a la comunidad el abandonar el lugar pero la ayuda del rey y los obispos hacen que las aguas vuelvan a su cauce. Pero la tranquilidad se verá truncada cuando en el siglo XVI, los duques de Medinaceli se entrometan en la vida monástica que azotará la vida del pueblo hasta el S. XVII o cuando los señores de Ariza hostiguen hasta puntos insospechados a los hortenses. Y se abre el XVIII con un cambio político en España: la salida de los Austrias y la entronización de los Borbones con la consiguiente guerra de Sucesión que también afectará a Huerta: la guarnición austriaca de Monteagudo, localidad vecina, invade el monasterio y arrasa con todo lo que puede. Y para rematarlo, en diez años acaecen tres graves inundaciones cuyos daños materiales, y no personales, fueron inmensos. Todo esto contrasta con la labor callada de los monjes y el trabajo de los lugareños que se prolongará hasta el 15 de Octubre de 1835 cundo, por mandato gubernamental, a consecuencia de la Desamortización de Mendizábal, los monjes son expulsados de Huerta. Esto se alargará hasta 1930 cuando, el día del Rosario, la nueva comunidad, proveniente de Viaceli, de 4 o 5 monjes inicia su singladura con una misa solemne.


Durante este tiempo, el Marqués de Cerralbo, Don Enrique de Aguilera y gamboa, residente en Huerta en su palacio, estudia y conserva el monasterio ayudado por el párroco Don Simón que consigue grandes subvenciones del gobierno para el cenobio. Inician contactos con los cistercienses de San Isidoro de Dueñas para que los monjes vengan al monasterio, pero no llegan a fraguar. Así, su hijastra, la Marquesa de Villahuerta, Doña Amelia del Valle y Serrano, por mediación de una religiosa del Colegio del Sagrado Corazón, en Huerta, familia del Marqués, entra en contacto con el prior de la abadía de Viaceli, quien llegó a ser su guía espiritual y confesor. Muerta la marquesa, y abierto el testamento, se conoce que lega el monasterio y las tierras que lo circundan a Viaceli. Igualmente su palacio, actual colegio del Sagrado Corazón, es donado a esta institución religiosa que se instalará en él, impartiendo durante todo su andadura una firme educación. Vueltos los monjes, la vida de Huerta transcurre normalmente: una cierta prosperidad económica, gracias a las fábricas de cerámica, e innovaciones tecnológicas se mezclan con la callada vida monacal.

Que visitar en Santa Maria De Huerta

Campos De Gómara
Campos De Gómara
0 opiniones 0
Monreal De Ariza
Monreal De Ariza
0 opiniones 0
Torrehermosa
Torrehermosa
Foto: VICMAEL Panoramio
0 opiniones 0
Alconchel De Ariza
Alconchel De Ariza
Foto: VICMAEL Panoramio
0 opiniones 0

Opiniones sobre Santa Maria De Huerta

Estudié en el colegio del Sagrado Corazón, y sin duda puedo decir que fueron de los mejores años de mi vida. Hice amigas de las de verdad, mis monjas nos dieron una formación increíble así como nos inculcaron unos valores imborrables y que indiscutiblemente, nos han ayudado a enfrentarnos a la vida con la cabeza alta y pisando fuerte.
La vida en el pueblo fue tranquila, evidentemente, pero a su vez genial ya que apreciamos los valores de la sencillez.
Recuerdo con infinito cariño aquellos años
02/07/2014 21:40

Deja tu opinión sobre Santa Maria De Huerta

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso