OTIÑANO, llano como la palma de la mano. Nombre de origen vasco. Pertenece al valle de Aguilar, al municipio de Torralba; pero se encuentra enclavado en pleno valle de la Berrueza. Con éstos convive, con éstos forma parte de
la parzonería de Mataverde, a espaldas de su verdadero municipio y valle.

Lo separa el macizo de la Plana y la Peña de la Concepción, peñascos de la Sierra de Codés que sobresalen hacia el cielo deslizándose hasta la misma
población. De generación en generación se nos han transmitido las andanzas del brujo de Bargota, enemigo acérrimo del abad de Otiñano, amo y señor de estas sierras, todavía se le puede ver volando con su capa entre los peñascos en los días fríos y nubosos de invierno.

De un día para otro los zadones, layas, hoces, guadañas, zoquetas han dado paso al braván, al bisurco, a las segadoras, atadoras; luego llegaron los tractores: Lanz, Steyr, Massey Ferguson, Ebro, Barreiros, Deutz, Zetor y las primeras cosechadoras: Laverda, Claas, John Deere, el camión del José...

Las calles aparecieron encementadas, llegó la concentración parcelaria, que acabó con los ribazos, arbustos y toda clase de árboles, perdiendo los campos de cultivo su toque original, destruyendo los lugares de descanso para jornaleros, pasto para el ganado, refugio para conejos, zorros, caracoles, culebras y demás alimañas.

Desapareció el burro del Marcelino, que por su altura más parecía un mulo, y con él los demás animales. Todos, menos elrebaño de ovejas. Algo es algo.

Familias enteras tomaron el camino de las ciudades y pueblos industrializados. Hoy los encontramos en las calles de Iruñea de guardias municipales, en el hotel Tres Reyes de recepcionistas, en el frontón Labrit de jueces, en las imprentas de operarios, en las tabernas de Pamplona de camareros, en las fábricas de Legazpia, en el mismo Madrid...

31 personas están censadas en Otiñano. Ni una más ni una menos. ¡Quién te ha visto y quién te ve! Vecinos sosegados, apacibles, hidalgos, mansos, conversadores donde los haya. Acogedores.

Lugar donde no se conoce la prisa, ni la impaciencia. Cualquier tema de conversación puede dar al forastero horas de esparcimiento y enriquecimiento. Mantiene las costumbres navarrasbien arraigadas. Es uno de los pocos pueblos de la zona que sigue manteniendo las fiestas patronales en sus fechas originales.

Fiestas del Pilar, el 12 de octubre. Romería entrañable, normalmente pasada por agua y donde los visitantes pueden apreciar el frontón, de una sola pared, junto a la iglesia de San Martín, que extrañamente no utiliza su fachada como frontis.

Fuente, lavadero, y escuela señoriales, construidas con el dinero donado por el obispo Piérola. Fuente original. Caños a metro y medio del suelo. Accesibles por medio de escalinatas traseras. Excesivo lujo para pueblo. Lavadero cerrado. Hoy deteriorado, pero precioso. En su día envidia de las mujeres de los alrededores, pues podían hacer la colada sin tener que soportar las borrascas invernales.

En este pueblo nació bien entrado el siglo XIX Ramón Fernández de Piérola y López de Luzuriaga. Cura de Cárcar y Puente la Reina, obispo de La Habana, Ávila y Vitoria. Llegó a ser uno de los obispos más ricos de España. Dicen que ejerció la caridad. No lo ponemos en duda. Amante de su pueblo, siempre lo tenía en mente, nunca lo olvidó, acudía temporadas enteras a la casa paterna, a su casa, junto con su hermano clérigo, inseparable, Domingo.

Cuentan que una vez de camino al pueblo el carruaje en que viajaba y él acabaron en el fondo de la poza del molino, que se encontraba a la entrada de Torres del Río. Con tal mala suerte que perdió el anillo.

Hizo vaciar el pozo hasta que apareció la sortija. Tampoco lo ponemos en duda. Le honra el no haber perdido el acento, ni la entonación, ni tampoco el habla tan peculiar de esta zona navarra, a pesar de haber pasado varios
años en Cuba, Madrid, Avila... lenguaje brusco, pero cercano y campechano. No es que lo diga yo, si no que son palabras escritas por un periodista de la época.

La vuelta a su patria la vasca le causa un gran regocijo y satisfacción. Así lo expresa en la primera pastoral de Vitoria: "Siendo nosoriundo también de las Provincias Vascas. Sabemos que entre todas las provincias españolas la tierra vasca es un suelo privilegiado".

Perplejos nos deja el saber que fue este Obispo el que entregó un mensaje bilingüe al Papa León XIII con motivo de la peregrinación realizada a Roma en 1894 por una comitiva de feligreses: "Aita chit doatsua. Euskaldun erromesak, Bitorico, Apeizbarrutiarrak Espainian, berorren Donesaren oñetan humiilkiro auzpezturik, agertzen dituben era berean beren biotzeko seme sentzurik", y así todo un folio. "Los infraescritos peregrinos de la Diócesis de Vitoria, humildemente postrados a los pies de vuestra santidad..." Nada menos y nada más que uno de Otiñano a las puertas del siglo XX entregando un escrito en lengua vasca al Papa. ¡Quién lo diría!

Gerardo Luzuriaga.

Que visitar en Otiñano

ESPRONCEDA
Espronceda
0 opiniones 0
Tierra De Estella
Tierra De Estella
Foto: Dario Gil Panoramio
0 opiniones 0
MIRAFUENTES
Mirafuentes
0 opiniones 0
NAZAR
Nazar
0 opiniones 0

Opiniones sobre Otiñano

No he estado nunca en el Pueblo, porque vivo en la Argentina, pero so de apellido Otiñano, pero seguro y si Dios quiere, la próxima primavera vuestra andaré por allí, besar esa tierra
23/02/2014 23:00

Deja tu opinión sobre Otiñano

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso