Bustarviejo es un pueblo de la provincia de Madrid. Como en toda la Sierra Norte, los inviernos son largos y duros pero con un especial atractivo. Tanto el otoño como la primavera son cortos y en la mayoría de los ocasiones nada tienen que ver con los calendarios tradicionales.

Bustarviejo siempre ha sido un pueblo de ganadería y agricultura aunque hoy casi han desparecido; sin embargo, una actividad tradicional como la cantería y la explotación de granito sigue en auge. Todavía quedan restos de la forma de vida tradicional, como las "talanquedas", puertas de troncos y las "chozas", pequeñas construcciones para guardar los aperos de labranza. Los "tinaos" son pequeñas edificaciones para guardar el ganado.

Remontandonos a la historia del pueblo encontramos que el toponímico Bustarviejo proviene de "Bustar", derivado del latín bos-stare, dehesa o pastizal de bueyes. "Viejo" es un claro determinante de su origen ancestral.

Los restos arqueológicos encontrados en el municipio, como la llamada Torre de la Mina, dan referencias históricas de origen musulmán.

En el Libro de la Montería que data del reinado de Alfonso XI se menciona un pleito, en 1297, mantenido entre Bustarviejo y Canencia por una cuestión de pastos. En 1482 los Reyes Católicos reconocen a Bustarviejo propietario del Valle de los Abedules, resolviendo un litigio contra Miraflores que entonces se llamaba "Las Porquerizas".

En 1626 los bustareños consiguieron su autonomía de Segovia. En 1666 se descubre una mina de arsénico y plata en la Peña de las Grajas que debió de estar en explotación más o menos continua hasta finales del siglo XIX. Se dice que las estanterías de la Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo del Escorial están hechas con nogales de Bustarviejo.

Durante las Guerras Carlistas pasaron por el pueblo varias partidas, parece que de entonces procede el nombre de una de las fuentes, la de los Muertos. Durante la Guerra Civil se llenó de refugiados. Desde el Valle se puede admirar la Peña Hueca, una gran cavidad con capacidad para cinco o seis personas, que se utilizó como refugio; para penetrar en su interior es necesario saber dónde está exactamente la entrada, una pequeña grieta al ras del suelo, difícil de localizar.

En la posguerra Bustarviejo alojó una colonia de redención de penas por el trabajo que realizó las obras de construcción del ferrocarril, lo que dio nacimiento al viaducto construido por un ingeniero condenado a muerte y posteriormente perdonado. Este campo de trabajo estaba situado en el caminillo de la Viña o vereda de Navalafuente, en dirección a la Dehesa. Actualmente está en ruinas y se utiliza para guardar ganado.

Por la calle de Arroyo Flores se llega al Cerrillo de la Horca, donde cuenta la leyenda que eran ajusticiados los malhechores presos en el Castillo de Manzanares y que en el traslado al Castillo de Buitrago habían intentado escapar.

En la Cruz que está situada en el camino de Miraflores fue fusilado durante la Guerra Civil el párroco del municipio, don Federico Elvira. En otra cruz, en el Paraje de las Caces, murió misteriosamente el guardés de las viñas que antiguamente existían en ese lugar.

Gracias al Archivo parroquial sabemos que a finales del siglo XVI y comienzos del XVII, en Bustarviejo había numerosas ermitas, algunas de las cuales se mencionaban en donaciones, como las de Santiago, San Andrés, San Sebastián y San Roque, aunque no eran las únicas porque en algunos documentos se hace referencia a otras ermitas.

Que visitar en Bustarviejo

Sierra De Guadarrama
Sierra De Guadarrama
0 opiniones 0
Navalafuente
Navalafuente
0 opiniones 0
VALDEMANCO
Valdemanco
0 opiniones 0
Sierra Norte Madrid
Sierra Norte Madrid
Foto: Airbeluga
0 opiniones 0
MIRAFLORES
Miraflores
0 opiniones 0
Canencia De La Sierra
Canencia De La Sierra
Foto: danimero Panoramio
1 opinión 0

Deja tu opinión sobre Bustarviejo

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso