Antes de la época romana estuvo poblada por las tribus de los berones, de origen céltico, que se situaron en torno a puntos estratégicos, uno de ellos era Castro Bilbium, junto a la ciudad de Haro.


Una vez conquistada la zona por los romanos, pasó a ser incluida dentro del convento jurídico Cesaraugustano, creándose así un asentamiento institucional que favoreció la romanización de las tierras riojanas.


En el año 913, Sancho II de Navarra, después de tomar Nájera, conquista las tierras de Castro Bilibio, cambiándolas de nombre y quedando así fundada la capital de Haro.


El nombre de Haro deriva de un villorrio que cuidaba el faro que alumbraba un cruce de caminos. De la existencia de este faro proviene el nombre de la villa.


La primera mención expresa de la villa de Haro es del año 1080, donde aparece en una donación hecha al Monasterio de San Millán, en la que figuran los nombres de los testigos que firman y los pueblos a los que pertenecen, entre la documentación aparece el nombre de Gonzalo Muñoz de Haro.


Durante la Edad Media Haro creció absobiendo la población de villas cercanas como Tondón y Bilibio.


En 1187, Alfonso VIII de Castilla le dió fuero, que contenía regimen político, administrativo, penal y económico que dominó la villa.


En 1358 varias ciudades próximas a Haro se reúnen en esta ciudad para crear una hermandad de "mutua defensa", con el objeto de protegerse de los númerosos saqueos a que se estaban viendo sometidas en aquella época, pues había refriegas fronterizas, pleitos sucesorios y bandas de ladrones que asolaban la comarca.


En los siglos XIV y XV, durante la guerra que mantuvieron Pedro el Cruel y Enrique de Trastámara por el Reino de Castila, la villa pasó a poder de los Trastámara y posteriormente a Navarra, hasta que en 1430, Juan II de Castilla la donó a don Pedro de Velasco, con el título de conde de Haro, por la ayuda recibida en su lucha contra Juan II de Aragón.


A lo largo del siglo XIX Haro se ve envuelto en los acontecimientos de la época, fortificandose durante la guerra de Independencia y posteriormente con motivo de la guerra de Sucesión.


En 1833, con motivo de la de la creación de la provincia de Logroño, dejó de pertenecer administrativamente a Burgos, y un año después, se convirtió en uno de los nueve partidos judiciales, con 30 pueblos en su jurisdicción.


En 1890 se instala la luz eléctrica. Jerez de la Frontera y Haro son las dos primeras ciudades españolas que alumbran sus calles y plazas con la tan esperada electricidad.


Todos los años llegaban a esta región comisionados franceses para catar, seleccionar y comprar vinos. Este comercio se vio estimulado por el tratado francoespañol de 1882, por el que se redujeron las tasas aduaneras. Con el tiempo se quedaron en Haro cierto número de franceses que fundaron bodegas al modelo francés.Este fue sin duda el momento que se corresponde con el esplendor económico harense, es el momento de la estación de ferrocarril, la luz eléctrica, el teléfono, la inauguración de la Estación Enológica y la apertura del Banco de España.

Que visitar en Haro

Iglesia Santo Tomás
Iglesia Santo Tomás
0 opiniones 0
OLLAURI
Ollauri
0 opiniones 0
Rioja Alta
Rioja Alta
0 opiniones 0
Museo del Vino.
Museo Del Vino.
Foto: Estepa32 Panoramio
0 opiniones 0
GIMILEO
Gimileo
0 opiniones 0
Briñas
Briñas
0 opiniones 0

Que hacer en Haro

Batalla del Vino de Haro, una fiesta diferente
Batalla del Vino de Haro, una fiesta diferente

La Batalla del Vino de Haro se ha convertido en todo un evento de relevancia nacional. Litros de vino son lanzados entre los participantes, siempre eso sí con cuidado, cumpliendo unas normas y siguiendo algunos consejos.

Descubre mas cosas qué hacer en Haro

Opiniones sobre Haro

haro es una ciudad preciosa me encanta
01/09/2010 20:26

Deja tu opinión sobre Haro

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso