Begíjar es un pequeño municipio de la comarca de La Loma y Las Villas que se encuentra situado en la ladera oeste de La Loma, llegando su término hasta el río Guadalquivir. Su paisaje está formado por terrenos de olivos y huertas.

Es un municipio eminentemente agrícola donde la presencia de especies arbóreas forestales se limita a la ribera del río. El olivar es el cultivo mayoritario, complementado con las tierras labradas de la vega del Guadalquivir, donde se establecen cultivos industriales de regadío, principalmente. La industria almazarera y el matadero de la Estación de Begíjar son las actividades industriales más importantes.

La estratégica posición geográfica de Begíjar , en un entorno de gran riqueza agrícola, posibilitaron su poblamiento desde la más remota antigüedad. Los restos más antiguos se vinculan al Neolítico Final y la Edad del Cobre (III milenio a C.), en el asentamiento de Las Majadillas y un poco más tardío, de la Edad del Bronce, el de Terrera del Goterón.De época Ibérica son los restos de una fortificación, cerca de la Estación de Begíjar ,en la que se registró la típica cerámica pintada. En la etapa romana se produjo una intensa ocupación humana del territorio por explotaciones agropecuarias, tipo villa, entre las que se cuentan: Piedra Hincada, Vega del Obispo, en Las Delicias o en la Casa del Amor Hermoso.

Durante la dominación islámica recibió el nombre de Buxexat y debió de pasar a manos de Fernando III hacia 1226, al mismo tiempo que Baeza. A partir de este momento tendrá, durante algunos periodos, una vida sumamente agitada, ya que se la disputaron el concejo de la ciudad de Baeza y los obispos de Jaén, ansiosos unos y otros por hacerse con las rentas que producían sus ricas tierras. Inicialmente Fernando III la dejó adscrita a Baeza, como tierra de realengo. Poco después, el mismo rey, cedió tierras a la Orden de Calatrava, cesión que confirmó Alfonso X en 1254. También cedió otra parte de las tierras al obispado de Toledo. Pero el gran cambio fue en 1249 cuando entregó el conjunto de la población al Obispado de Jaén.

Un siglo después la población estaba en manos de Enrique Enriquez, adelantado mayor de la frontera. Alfonso XI decidió recuperarla y entregarla nuevamente a Baeza. En el siglo XV el obispo Don Rodrigo de Narváez se apodera del castillo y lo incorpora a las posesiones de la diócesis, pese a las protestas del concejo de Baeza. En este marco Begíjar se verá inmiscuida en las luchas entre la nobleza y Enrique IV. En esta pugna el Obispado y Baeza, en el mismo bando, convertirían a la localidad en un bastión avanzado contra la capital de Jaén controlada por el Condestable Lucas de Iranzo. El litigio por esta localidad culminó con el reconocimiento por parte de los Reyes Católicos en 1477 de la propiedad al obispo. Los obispos mantuvieron la propiedad del castillo hasta el siglo XIX, convirtiéndolo en una de sus principales residencias.

En 1779 Carlos III le concedió el título de villa, quedando así definitivamente desligado de Baeza.

Respecto a su patrimonio y desde el punto de vista histórico-artístico, hemos de destacar la Iglesia parroquial de Santiago Apóstol, construida entre los siglos XIII y XVIII, de la que destaca su portada plateresca de finales del XVI. También son interesantes el Torreón del Castillo, declarado Monumento Histórico en 1985, el Palacio Episcopal, de origen medieval, y el Ayuntamiento, construido en el siglo XVI. Podemos pasear por su casco urbano sin apenas construcciones modernas. Descubrir las Calles de Los Pitos y Las Aguas. Casino El Arriero. Y la Fuente Nueva.

Que visitar en Begijar

Ibros
Ibros
0 opiniones 0
Lupion
Lupion
0 opiniones 0
Baeza
Baeza
4 opiniones 0
La Loma
La Loma
0 opiniones 0

Opiniones sobre Begijar

Este Pueblo cuenta con un precioso e interesante Museo de Artes y Costumbres Populares.Recomendable su visita.
25/02/2008 16:39

Deja tu opinión sobre Begijar

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso