Baños De La Encina

Qué ver en Baños De La Encina

(0 Opiniones)
Foto: ferlomu

La localidad de Baños de la Encina, declarada Conjunto Histórico Artístico en 1969, está enclavada en los montañosos terrenos de Sierra Morena muy próxima al pantano del río Rumblar. El noroeste de su término municipal forma parte del Parque Natural Sierra de Andújar, formaciones de media montaña que contienen un verdadero ecosistema mediterráneo integrado por masas de encinas, alcornoques, quejigos, pino piñonero, robles y matorrales. En él habitan numerosas especies faunísticas que le añaden un gran valor cinegético por lo que ha sido declarado zona de especial protección para las aves.

Este municipio de la comarca Norte, situado en plena Sierra Morena, en el que el área de cultivo es minoritaria, localizada al sur del término y en la que predomina el monocultivo olivarero. La industria almazarera, la ganadería y la actividad cinegética marcan la actividad económica del municipio. Ocupa una extensión aproximada de 392 Kms.

Las numerosas pinturas rupestres localizadas en el término municipal de Baños atestiguan la ocupación humana de estas tierras desde etapas muy tempranas de la prehistoria. Entre estos asentamientos cabe destacar el de Canjorro de Peñarrubia, con pintura esquemáticas y seminaturalista, el Abrigo de las Jaras, en el que se observa la figura de un ciervo y un arquero, así como el Rodriguero, Navas el Sach, el Barranco del Bu y Selladores.

En la edad del Bronce (II milenio a. de C.), la estructura territorial parece organizarse en torno a tres grandes poblados: la Verónica, Peñalosa y el Cerro de la Obra. Estos asentamientos, ubicados en espolones sobre el valle del río Rumblar, tienen un tamaño superior a 1 hectárea, con hábitat en terrazas y con potentes sistemas de fortificación.

En época romana aparece una nueva ordenación del territorio, en el que Cástulo tiene un papel dominante, y en el que se produce una revitalización de la minería de la plata. Del s. I d. C. quedan restos de recintos fortificados que marcan una compleja estructura de control. A finales de la época flavia este sistema desaparece y se asiste a la colonización del valle con pequeños asentamientos vinculados a una economía agraria.

Fue en época medieval cuando se consolida y toma auge el actual emplazamiento de Baños, marcado por la construcción de su imponente fortaleza. Por una inscripción , conservada en el Museo Arqueológico Nacional, sabemos que fue mandada construir por el califa Al-Hakan II y terminada en el año 968. Este castillo, nombrado en las crónicas medievales como "Bury Al-Hamma", estaría destinado al acantonamiento de las tropas beréberes alistadas para las campañas anuales contra los cristianos.

A mediados del siglo XV, el rey Enrique IV de Castilla hizo merced del castillo de Baños al condestable don Miguel Lucas de Iranzo, que lo convirtió en escenario de enfrentamientos de su huestes contra la Orden de Calatrava. Finalizadas estas luchas, Baños pierde su carácter militar. Los poderes fácticos derivan desde la fortaleza a la plaza mayor donde se sitúan la casa consistorial, parroquia y casa de consumo.

A finales del XVII y principios del XVIII la villa toma un nuevo impulso económico que en el plano urbanístico se refleja en la renovación de sus principales edificios religiosos y administrativos, parejo a una ampliación del casco urbano y la construcción de viviendas solariegas.

Por el catastro del Marqués de la Ensenada (1752) sabemos que Baños tenía una fuerte polarización social, en cuya cúspide estaba una élite poco numerosa, que concentraban las fuentes principales de la economía. Esta jerarquización social se agudizó a finales del XVIII y mediados del XIX con los dos procesos desamortizadores. Otro de los principales problemas latentes en el municipio desde el siglo XVII es el relacionado con el suelo comunal, con su progresiva privatización, y los conflictos entre agricultura y ganadería, que se irá saldando a favor de la primera.

Son numerosos los enclaves naturales en el interior del término municipal, gracias a su orografía, flora, fauna y paisaje, destacando el poblado de El Centenillo, por ser lugar pintoresco y apacible, el pantano del Rumblar o las ganaderías de reses bravas.

El núcleo urbano, declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1969, es un conjunto de gran belleza y armonía con el entorno, que se asienta en las laderas de un cerro coronado por el impresionante Castillo de Bury Alhamma, en muy buen estado de conservación, y también declarado Monumento Histórico- Artístico.

El patrimonio histórico-artístico de Baños de la Encina es impresionante, destacando sobremanera el Castillo de Burgalimar, cuya construcción se terminó en el año 968, bajo el califato de Al-Hakan II. Fue declarado Monumento Nacional en 1931.
Junto a éste ofrece otros monumentos Destacando, además, la Iglesia parroquial de San Mateo del siglo XV, de trazado gótico, la Ermita del Cristo del Llano del siglo XVII y la Casa Consistorial del siglo XVI. Así como el Palacio de Priores, el Palacio de los Molina de la Cerda, la Casa de los Herrera Cárdenas y otras casas señoriales.

Que visitar en Baños De La Encina

Guarroman
Guarroman
0 opiniones 0
CARBONEROS
Carboneros
Foto: trialan Panoramio
0 opiniones 0
Linares
Linares
1 opinión 0
BAILEN
Bailen
Foto: errece Panoramio
2 opiniones 0
Sierra Morena
Sierra Morena
Foto: JulioD
0 opiniones 0

Deja tu opinión sobre Baños De La Encina

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso