La noble villa de Albelda, en la provincia de Huesca, es ilergeta en su cuna, musulmana en sus fundamentos, aragonesa por reino y catalana por vecindad.

Fue tierra disputada por nobles y eclesiásticos (Diócesis de Lleida y Barbastro), lo que nos explica su condición, mentalidad, lengua y manera de ser de los albeldenses.

El nombre de Albelda es un término árabe que significa “la ciudad”.

Enclavada entre montañas de yeso, areniscas y arcillosas, de leves alturas y pintorescas formaciones y con el cerro del castillo vigilante.

Destacan en su casco antiguo, soportales que cerraban el pueblo y “portalets” que dan a la Plaza Mayor, donde tiene su iglesia ex -colegiata (siglo XVI) y a la Rambla donde afluyen las aguas de un torrente que recoge las de un manantial de la sierra de la “Gesses” en el pozo árabe y la fuente que le dan vida y que fueron motivo de asentamientos.

Fue lugar de señorío de los Condes de Urgell (siglo XIII y XIV ) y luego de los Peraltas.

Villa, desde que Felipe V, en 1792, le otorgara esa condición.

Tierra de Infanzones, a partir de entonces, a la que pertenecieron las armas de los Miravete, Cudós, Sangenís, Chicot y Torres…

Su bandera a cuadros azul y blanca, sus habitantes fueron guerreros, agricultores y comerciantes. Como agricultores cultivaron sobre todo el olivo centenario. Artesanalmente trabajaron el cáñamo en sus telares, la cantarería, el mimbre, la anea y la caña. Herreros, carpinteros guarnicioneros, esquiladores, cholladores… trabajaron por y para el campo. Construyeron sus hornos para el pan y poseían molino de aceite para molturar las olivas, empresa que todavía hoy continua y que recordamos con gratitud en un monumento y en las propias armas de la villa.

Su vida discurría en un paisaje árido lleno de aljibes y silos (receptáculos árabes) en sus rocas que servían para paliar las necesidades de otras épocas no muy remotas y caminos de trazo directo entre Aragón y Cataluña que han dado paso a las actuales rutas de senderos (G-R y P-R> ruta d´aljubs i sies).

Este paisaje se vio modificado a principios del siglo XX por la construcción del Canal de Aragón y Cataluña y su sifón, la obra de Ingeniería Hidráulica más importante de España por entonces, cuya base del recorrido, ajardinado, fue y es el Paseo del Sifón.

Las aguas del canal dividen el término en dos zonas: la de secano, en la que destacan la ermita de San Sebastián (s.XVI-XVII) y las “Voltes”, construcciones de arquitectura popular más significativas; la zona de regadío donde podemos encontrar la ermita de San Roque (s.XVII-XVIII) y nuestra sabina milenaria.

Con el canal la economía mejoró y con ella la vida y costumbres de sus habitantes.

Hoy día, Albelda es rica en cereales, olivo, frutales y forrajes. Abundan las granjas de porcino, ovino y caprino. Así su gastronomía ofrece variedad de productos naturales, elaborados artesanalmente.

Satisfechos y con tesón, sus habitantes han recuperado de las típicas tareas, fiestas como “La sega i la trilla” en junio y la matacía o “Festa del Tosino” en enero, gracias a un gran movimiento asociativo que se deja notar en las catorce asociaciones que existen en nuestro pueblo, que no supera los 900 habitantes y que cuenta con servicios de guardería, biblioteca, piscinas, centro de salud. Muy apropiado para un turismo tranquilo.

Que visitar en Albelda

Alcampell
Alcampell
Foto: rulety Panoramio
0 opiniones 0
CASTILLONROY
Castillonroy
Foto: rulety Panoramio
0 opiniones 0
TAMARITE DE LITERA
Tamarite De Litera
0 opiniones 0
La Litera
La Litera
0 opiniones 0

Opiniones sobre Albelda

la meva avia era d Albelda, i buscant el cognom sembla que no n´hi gaires. nomès aqui. soc neta de teresa Abillar Sallan
29/05/2011 23:36
he pasado todos los veranos de mi ñiñez y parte de mi adolecencia en albelda por ser el pueblo natal de mis abuelos y mi madre,hoy por hoy hace muchos años que no he vuelto al publo pero lo recuerdo como si lo estuviera viendo ahora mismo .Son momentos de mi infancia que no olvidare nunca ,momentos muy duros de posguerra,donde los niños de las grandes copitales como bercelona pasabamos tantas privaciones que cuando llegaba el verano y las vacaciones del colegio y los padres nos mandaban al pueblo con los familiares que casi todos los catalanes teniamos en aragon ,agradeciamos tanto el trato que nos daban y la comida que nos ofrecian ( al menos este es mi caso,y me aventuro a decir que en casi todos los casos)que cuando volviamos a casa para incorporarnos a la vida cotidiana llevavamos encima una buena dosis de bitaminas y proteinas casi,casi para el resto del año ,al menos a mi me lo parece hoy por hoy recordando todo aquello y recordando a mis parientes qye aun quedan unos cuantos pero que hace años que no los veo Por hoy voy a dejardo porque me esta entrando melancolia (posiblemente por la edad que he alcanzado ya en estos momentos de mi vida)me gustaria que alguien de albelda me contestara y me contara cosas del pueblo.( Mis abuelos se llamaban Francisco Abillar Michans y Terasa Sallan LLaquet y mi madre Teresa y su hermana y tia mia,Pilar)
01/09/2009 12:49

Deja tu opinión sobre Albelda

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso