Este pueblo existe, como tal, desde el siglo XII, cuando D. Manrique de Lara obtuvo en señorío el territorio de Molina, y reunificado bajo la forma política de un Común de Villa y Tierra, le concedió Fuero en 1154. Al Señorío, y no al pueblo: que se entienda bien. Se pobló con gentes norteñas, castellanas, y adoptó apelativo afín al terreno ocupado. Diversos privilegios de su primer señor le hicieron crecer rápidamente. Luego llevó, durante siglos, una existencia tranquila, siempre bajo la directa tutela de los señores molineses y reyes castella-nos, participando de los beneficios de pastos y dehesas del Común molinés. El siglo XVIII fue el momento de mayor prosperidad de Hombrados, pues en esa época se renovaron casi todas las construcciones del pueblo.

Sorprende a cualquier la sensación de fortaleza que ofrece la construcción de sus edificaciones, todas ellas levantadas con fuerte sillar rojizo de la cerca sierra. Destaca la plaza mayor, bien estructu-rada, con un frontón, varias casas populares, y una casa-palacio de los Chantos Ollauri, de aspecto típicamente molinés, con un escudo de armas de dicha familia sobre el portón de entrada. Distribui-das por el pueblo se ven otras varias casas (?del curato?, de la Inquisición, etc.) de arquitectura rural pero muy característica del territorio, así como escudos y dinteles tallados. Dedicada a la Asunción, la iglesia parroquial es elemento muy sencillo, sin detalles artísticos de relieve; en la portada que se abre a los pies del templo, y que se forma con arco de medio punto adornado de ábacos y clave, figura tallada la fecha de ?1744?. En su interior, de una sola nave con cuatro tramos, cubierta por bóveda con lunetos, se muestran algunos retablos barrocos del siglo XVIII y otros aún más modernos, del XIX, con tallas sin excesivo valor. A la salida del pueblo aparece la ermita de la Soledad, una obra muy bella del último barroco, que muestra en su portada un escudo con una cruz y a los lados las siglas IHS-MAR, señalando la fecha de 1698. Su planta es cruciforme, y en lo alto de los muros, al exterior, se ven cuatro carátulas de guerreros, quizás indios, y señalada otra fecha, la de 1790, indudablemente la de su terminación.

FIESTAS
Es muy celebrada la fiesta de San Segundo, haciéndose una animada romería hasta la ermita de este santo, enclavada en la picuda cima de una montaña próxima al pueblo, desde donde se divisan extensos panoramas de todo el Señorío.

Que visitar en Hombrados

MORENILLA
Morenilla
1 opinión 0
El Pobo de Dueñas
El Pobo De Dueñas
1 opinión 0

Deja tu opinión sobre Hombrados

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso