La existencia de Checa puede suponerse muy antigua. En el lugar denominado de "Castil Griegos" hubo sin duda alguna un importante castro celtíbero, como lo confirman los restos de muralla, pequeños fragmentos de cerámica y de hierro labrado entre las ruinas. Por allí asentó posteriormente un campamento, fortín o castro romano, que se ha querido identificar con la ciudad de Cástulo o la mansión de Urbiaca. En otros lugares del término municipal también se han encontrado claros indicios de habitación prehistórica, todavía por estudiar de un modo científico. No es raro que incluso los árabes tuvieran algún punto vigilante en este enclave, pues es de paso hacia más intrincadas sierras pletóricas de metales, bosques y riquezas. Tras la reconquista y repoblación de Sierra Molina, Checa queda incluida en el Fuero molinés y en su Común de Villa y Tierra, y ya como pueblo de importancia es señalado en el testamento de D.a Blanca, quien se lo dona a D? Ucenda Resguejera. En el siglo XIV, el rey de Aragón Pedro IV, durante los seis años que fue señor de Molina, dejó a Checa en señorío de D. Juan García de Vera. Después, ya en el siglo XV, alcanzó el título de Villa eximida con jurisdicción propia. Siempre fue rico, y especialmente en el siglo XVII una buena parte de su población se dedicó a la industria extractiva del hierro, y a trabajar en la corta de bosque y gran aserradero de madera, que con ingeniosa técnica hidráulica, había en los alrededores de la villa. Numerosos hidalgos, algunos procedentes del país vasco-navarro, llegaron por entonces al lugar.

Son de admirar su iglesia parroquial, obra arquitectónica simple, del siglo XVII, sin detalles artísticos a señalar. En su interior hay varios altares de estilo barroco, no meritorios. El mayor muestra grandes tallas de la misma época. En la sacristía se conservan algunas buenas obras de orfebrería. Por el pueblo repartidas hay varias casonas molinesas, entre las que cabe citar la de los Pelegrines, del siglo XVIII, en la plaza mayor, con escudos sobre puerta y balcones; la de los García o Condes de Clavijo, cuyo escudo remata la clásica fachada, en la que además se admiran buenos ejemplares de forja popular; su interior es interesante y está en buenas condiciones de conservación. El edificio del Ayuntamiento preside la plaza mayor, es obra del siglo XVIII, con gran fachada en la que luce balcón corrido, torreta para el reloj, y puerta de entrada, así como gran arco anejo que da paso a una calle lateral. También en la plaza destaca la fuente pública, un gran elemento típico, de sillar y aspecto magnífico, construida en el año 1905. En cuanto a bellezas naturales, el término es pródigo en barrancos, montes muy elevados, que rondan los 2.000 metros de altura, abundantes riachuelos y paisajes de gran belleza. Es un lugar muy recomendable para pasar un día de excursión la ?Fuente de los Vaqueros?, en el monte dehesa de La Espineda, a una distancia de 2 kms., del pueblo, por pista forestal, donde ICONA ha adecuado un bello entorno paisajístico con mesas, asientos, barbacoas, etc. Por el centro del caserío cruza un arroyo que es salvado por puentes y pasadizos, y el pueblo mismo se tiene que asentar de manera irregular y cuestuda en sus empinadas márgenes.

Que visitar en Checa

ALCOROCHES
Alcoroches
Foto: ULISES888 Panoramio
0 opiniones 0
Orea
Orea
Foto: fotochicho Panoramio
1 opinión 0
MEGINA
Megina
Foto: zinaztli Panoramio
1 opinión 0
CHEQUILLA
Chequilla
Foto: fotochicho Panoramio
0 opiniones 0

Opiniones sobre Checa

Carlos Rodriguez Fernandez
un pueblo precioso y una gente encantadora
04/09/2009 17:57

Deja tu opinión sobre Checa

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso