La Alberca De Zancara

Qué ver en La Alberca De Zancara

(0 Opiniones)
Foto: BSantiago Panoramio

El origen de la villa no se nos precisa, pero nos dicen que es muy antiguo, pues mencionan la existencia de una escritura o donación que hizo un hijo del infante D. Juan Manuel (este noble fue nieto de Fernando III el Santo y Sobrino de Alfonso X el Sabio; vivió en Castilla entre el 1282 y el 1338; escribió "El Conde Lucanor" y conocía bien estas tierras pues pasó la luna de miel de su matrimonio con la infanta Constanza en el castillo de García Muñoz y sus alrededores en 1311)a un convento de monjas que había en El Alberca (pues así aparece en los textos)y que más tarde se trasladaron a la Villa Belmonte. La fecha de la donación fue el 2 de enero de 1373, cinco años después de que nuestro pueblo fuera repoblado con gentes del norte de Castilla y del Reino de Aragón, pues por epidemias y años de malas cosechas había descendido mucho la población.

Referente a cuestiones político-administrativo-religiosas, la villa de El Alberca, pertenecía al Reino de Toledo, al Obispado de Cuenca, al partido de Villarejo de Fuentes y la Real Cancillería de Granada dictaba justicia en última estancia a los pleitos que se pudieran plantear entre vecinos.

En el texto se pueden leer descripciones de nuestra tierra que hoy son validas, pues "la Villa está asentada en tierra llana, de pocos montes, tierra sana para el cultivo, donde escasea la leña y que la única caza (y poca) que existe es la liebre y la perdiz, comentándose como curiosidad que en estos años se están plantando las primeras olivas. Es un lugar de labores y viñas, y que lo que más se produce es pan y vino, faltando pescado, aceite y frutas que se traen de los puertos de Cartagena, Sevilla y del Reino de Portugal.

La casas de la población en esta época, se asientan sobre cimientos de piedra tosca y las tapias son de tierra y adobe..."existiendo unos edificios viejos que parecen haber sido en su día de moros y ansi mesmo hay un cerro que se llama el Motejón, el cual parece que antiguamente hubo alguna fuerza en él, porque se hallan muchos cimientos de argamasa y tierra pleno". Este párrafo aparece en el texto original confirmándonos lo que hemos oido toda la vida, pero se nos está diciendo que en 1575 todavía se veían los cimientos del cerro Motejón y construcciones moras lo que nos lleva a tener certeza de ese origen antiguo y a segur buscando en archivos porque todavía nos queda mucho por descubrir. Siguiendo con sus construcciones, nuestro pueblo en el S, XVI tenía dos iglesias, una con la advocación de "San Pedro Mártir" (lugar donde estaban las monjas que se trasladaron a Belmonte); también había dos ermitas, una levantada sobre cimientos de construcciones moras dedicadas a Santa Ana y otra ermita construida en honor de San Sebastián.

Como edificios civiles se nos mencionan el Ayuntamiento y una Casa Hospital fundada por un vecino de esta Villa llamado Juan López de Rus, y que para el mantenimiento del citado Hospital dejó de renta " una haza de coxe hanega y media de sembradura". Sería interesante que las personas de mayor edad nos ayuden a situar estos edificios en la actualidad, pues el texto no los ubica, siendo el nombre de las calles y plazas una buena orientación.

Las festividades son otra curiosidad, pues respondían a la necesidad de buscar la protección contra los males de la época. Las fiestas que se guardaban "no haciendo en esos días obras serviles"... eran; el día de San Roque, el día del Santísimo Nombre de Jesús, el día de San Pedro, el día de Santa Ana, el día de San Sebastián y el día de San Gregorio pues es Santos... "nos guardan de la peste y de la langosta".

La población de la Villa era de 200 vecinos (Cabezas de familia) que aplicando la regla más aceptada por diferentes historiadores, tendremos que multiplicar las 200 cabezas de familia por 4(miembros estimados que componían la unidad familiar), resultando unos 800 habitantes, si bien nos advierte que..."antes de agora ha tenido mas de 300 y que se ha disminuido e ídose a otros pueblos a causa de que en los años 1548 y 1549 se comió la langosta todos los frutos y desde el año 1569 se apedrearon los panes (cereal) y viñas cuatro años arreo (seguidos)"... circunstancia que todavía hoy se vuelven a producir.

Hombre principal de la Villa era Antonio Rosillo, el cual disfrutaba de unos privilegios concedidos por los Reyes Católicos, como por ejemplo el de no pagar impuestos o no tener la obligación de dar posada en su casa a las tropas reales que pasaban por la Villa. Por lo demás se dice que había una docena de casas de hidalgo, pero que en general... "los vecinos de esta Villa son pobres, labradores, que algunos tienen mulas y otros viven a xornal y a soldada, que las tierras labran muy bien", como se ve la casta de buenos labradores de los albarqueños, ya se reconocía en el s. XVI, perdurando aún hoy, manifestándose en las barbechas y en los cortes que cada año se realizan durante fiestas.

La Villa de El Alberca dependía directamente del Rey, es decir, era una villa de Realengo: no dependía de ningún noble ya en estos años tampoco dependía del convento al cual había sido cedida el 2 de enero de 1373. Fueron los mismos alberqueños quienes compraron su independencia, y sería muy interesante localizar el documento por el cual nuestro pueblo pasó al poder real, pues la encuesta se comenta que existen privilegios que concedió el Rey al pueblo, como..."no sacar a los vecinos para guerras por fuerza del reino, si no fuera al socorro de las costas de Cartagena y de Valencia por ataques de piratas berberiscos". Se dice que un médico de Villascusa de Haro, residente en Madrid, podría tener ese documento.

Los destinos de nuestra Villa los regían dos alcaldes ordinarios (con funciones similares a las actuales); también había dos alcaldes de la Hermandad (la Hermandad era una fuerza armada con tribunal propio que trataba de mantener el orden en los caminos y en el término municipal); había un alguacil; tres regidores (una especie de concejales elegidos entre los vecinos de mejor posición, dos eran de por vida y uno se elegía anualmente); un síndico (persona que se encargaba de las cuentas del consejo); dos escribanos públicos (realizaban funciones similares a los notarios actuales) y un escribano del Consejo (hoy sería el secretario del ayuntamiento).

En la última parte del cuestionario se narra una curiosidad digna de destacarse y esta es... "hay un sitio despoblado en una milla de la Villa, donde dicen El Amarguillo, que está despoblado y que siempre han oído decir que se despobló en una fiesta o junta que hicieron, y en la comida murieron de una salamanquesa que se coció en el agua donde se amasó el pan". De no existir documentos que nos relaten estos episodios no tendríamos explicación a muchos misterios que, sin duda, guarda esta tierra.

Que visitar en La Alberca De Zancara

La Mancha
La Mancha
0 opiniones 0
Carrascosa
Carrascosa
0 opiniones 0
Carrascosa De Haro
Carrascosa De Haro
0 opiniones 0

Deja tu opinión sobre La Alberca De Zancara

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso