Villa situada en el límite noroeste del Campo de Montiel, sobre una pequeña colina, por la que pasa la N-430.

Destaca en su economía, preferentemente agrícola, el cultivo de azafrán y la fabricación de hoces de exportación, a la vez que es un importante centro artesanal.

El origen de la población data de los años de la conquista cristiana, en torno al abrigo del que fue castillo de La Solana. Fue una importante zona de paso de los ganaderos de la Mesta, por la riqueza de sus pastos en La Moheda y La Veguilla.

Su situación geográfica ha condicionado el crecimiento urbano desarrollado en torno a la Plaza Mayor.

Esta es de gran interés artístico, con dos zonas bien diferenciadas en cuanto a construcción y época.

Por una parte, el lado este y el Ayuntamiento del siglo XVI (encargado en 1530 a los maestros alarifes Luis de Béjar y Cristóbal Díaz), con porches adintelados; y por otra, los lados oeste y norte, con dos plantas de vanos asimétricos sobre porches de arcos de medio punto; a la espalda de esta estructura, formando parte de ella, se encuentra un arco que crea una pequeña bóveda de cañón rebajada con decoración de lunetos en su intradós. Fue lugar de mercado hasta 1967. Su tipología la enlaza con la Plaza Mayor de Ocaña.

En ella se levanta la iglesia parroquial de Santa Catalina, cuya construcción se comienza en 1420 y se acaba en el siglo XVI. Es de estilo gótico tardío, con importantes características renacentistas y barrocas.

El interior, de una nave y bóvedas estrelladas separadas por fajones, tiene capillas laterales, dos de ellas con bellos arcos en piedra.

En la fachada destaca un porche alto con arcos de medio punto y la portada, clasicista, dividida en dos cuerpos, el primero con dobles columnas exentas sobre plinto y frontón partido por un templete que crea el segundo cuerpo.

La torre es barroca, en cuatro cuerpos. No es la original, pues hay datos sobre su hundimiento en 1618. Fue reedificada entre 1633-1643, volviéndose otra vez a hundir en 1708, arrastrando consigo la pared sudoeste.

La actual fue realizada por Alejandro Núñez de la Barrera, construyéndose los dos cuerpos inferiores de planta cuadrada entre 1745-1746. Los superiores fueron dirigidos por Miguel Mestanza; son octogonales con apilastramiento gigante de orden toscano. Es la más majestuosa de la provincia. Posee una vistosa lonja y portada a la calle Puerta del Sol.

El antiguo convento, hoy iglesia de los Trinitarios o de San Juan Bautista, es representante del estilo barroco de tendencia clasicista en la población. Fue fundado por el iniciador de la reforma de la Orden, fray Juan Bautista de la Concepción, y se inició en 1624.

Es de una nave con capillas laterales abovedadas de ladrillo, en media naranja; la cúpula del crucero original se perdió y actualmente hay un casquete sobre tambor. Muy interesante es su fachada rematada por un gran fontón triangular y la portada adintelada flanqueada por pilastras de festón rehundido.

En el barrio llamado de El Santo se encuentra un excelente edificio artístico, la ermita de San Sebastián, declarada monumento en 1982. Es de un temprano estilo gótico, del siglo XIV.

Destaca su maravillosa techumbre mudéjar a parhilera jalonada con artesanía de taracea policromada e incrustaciones de nácar y fondo de madera de ébano en una capilla del lado de la epístola.

En los trabajos de restauración de 1984 aparecieron frescos en los muros de la nave, bastante deteriorados, con Inscripciones cursivas góticas. La portada es de arenisca al igual que otra, desaparecida, del testero de los pies, zona que limita actualmente con casas.

Del siglo XVII en el convento de Dominicas, de clausura, situado cerca de la plaza.

En sus calles pueden verse algunas casas de interés, como el palacio de los condes Casa Valiente, situado en la plaza de Don Diego; la casona con torreta de la calle Empedrada, del siglo XVIl, de interesante estructura en la fachada exterior en la distribución de vanos con rejas carceleras; otra casa particular actualmente cerrada, en la calle del Convento, ecléctica, de principios de siglo, o bien otra más popular, de la calle de Don Rodrigo. Cuenta con algunos edificios industriales como la fábrica de hoces << La Langosta>> y la Panificadora.

De interés son las romerías de la Virgen de Peñarroya al castillo del mismo nombre (en el término de Argamasilla de Alba), en enero y septiembre.

Que visitar en La Solana

San Carlos Del Valle
San Carlos Del Valle
1 opinión 0
Campos De Montiel
Campos De Montiel
0 opiniones 0
Membrilla
Membrilla
1 opinión 0
Manzanares
Manzanares
Foto: emil.yanev Panoramio
2 opiniones 0

Deja tu opinión sobre La Solana

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso