El núcleo de población se sitúa a 320 m., en la base de una línea de sierras de naturaleza cuarcítica que desde Las Villuercas atraviesa la provincia de O a E hasta Portugal. El clima, de tipo mediterráneo subtropical, registra una media anual de 16,1ºC. Los meses más cálidos, julio y agosto, alcanzan temperaturas medias de 26 y 28,3ºC respectivamente, mientras los más fríos, diciembre y enero, se sitúan en 7,9 y 7,8ºC. El total anual de precipitación (491,4 mm.) se reparte de manera desigual a lo largo del año. Los meses más lluviosos son noviembre, diciembre, enero, febrero y marzo con 61,6, 56,8, 58,6, 54,5 y 69,7 mm. El estío es marcadísimo, registrando julio 3 mm. y agosto 4,8 mm., precipitación aportada por alguna tormenta. La vegetación natural es la típica del bosque esclerófilo mediterráneo con predominio absoluto de encinas y alcornoques sobre suelos escasamente desarrollados, y matorral de jaras, cantueso, etc.


El elevado paro procedente del sector agrario ha hecho derivar un notable número de activos hacia profesiones de servicios, a menudo coyunturales, que absorven el 53,2 por 100, mientras que el campo ocupa sólamente a un 19,2 por 100 de la población activa. Construcción e industria dan empleo al 9,4 por 100 y 18,4 por 100 respectivamente. La superficie municipal cultivada está dirigida fundamentalmente al secano (1520 Ha.). Los cultivos de regadío ocupan sólamente 13 Ha. La importancia económica de la ganadería es patente, con 4800 cabezas de ganado ovino, 1865 de caprino y 672 de bovino. (D.G.A.)


Según afirma José Ramón Mélida, esta Villa aparece ya citada en el siglo XVI, con el nombre de Cañaveral de las Limas, y pertenecía a los estados de Alba de Liste. Después fue incorporada al ducado de Frías, bajo cuyo patronato estuvo la parroquia. Se trata de un pueblo de forma irregular, de crecimiento natural orgánico en torno al Camino Real que lo cruza de N a S: camino correspondiente a la carretera general de Baños a Cáceres, tránsito de los ganaderos trashumantes y de las carreterías de la sal, hecho que influiría en su fundación como lugar de posadas y cambios de caballerías. Sus noticias arquitectónicas más antiguas, como dinteles de cantería con inscripciones y fechas en sillares de la Plaza remiten al siglo XVI. Fue una población de economía agraria y ganadera, que después, en el siglo XIX, gracias al ferrocarril, se convierte en un pequeño importante foco industrial y comercial.

Como núcleo fundamental aglutinante, se encuentra la Iglesia Parroquial y en su entorno la Plaza, formada en parte por soportales con arcos y bóvedas, situándose en ella el Ayuntamiento y la cárcel, y donde se celebraba el mercado, venta de carne, etc. A los pies de la iglesia, en un atrio, hay un Rollo o Humilladero de piedra, formado por una columna toscana que sustenta una cruz.
Dentro de la arquitectura religiosa destaca la Iglesia Parroquial de Santa Marina, que se halla en el centro del pueblo, inmediata a la calle Real o antigua cañada de merinas. Es un edificio con aspecto exterior de fortaleza, de muros graníticos labrados con tosquedad y contrafuertes correspondientes a los arcos fajones interiores, que se aplican diagonalmente a los ángulos del testero y normales al eje de la iglesia sobre los puntos en que descargan los empujes de las bóvedas. Tiene dos portadas bastante simples y de tradición gótica. La del S, recientemente restaurada, se abre en arco de medio punto, enmarcado por tres arquivoltas de perfil apuntado y con alfiz exterior que arranca de la línea de impostas. La del O tiene vano de medio punto con profundo abocinamiento con molduras góticas y gran alfiz. Una cornisa con bolas incrustadas remata todos los muros.
El edificio es de planta rectangular, y mide, aproximadamente, 34m. de largo y 11,5 m. de ancho. Se estrecha en la cabecera que tiene forma casi cuadrada. Le sobresalen dos construcciones en el costado N: la sacristía adosada a la Capilla Mayor, y la torre, unida al primer tramo de la nave. En el interior, el espacio de la nave, que está dividida en cuatro tramos con arcos torales apuntados, se cubre con una atractiva bóveda de cañón apuntado, de sillería, que recuerda, lejanamente, al sencillo y racionalista estilo cisterciense. En el presbiterio hay bóveda de crucería sobre semicolumnas adosadas de las que arrancan nervios diagonales y terceletes que dibujan una estrella de cuatro puntas. Las claves se adornan con la jarra de azucenas, símbolo mariano, las llaves de San Pedro, una cruz y dibujos geométricos. También la sacristía tiene cerramientos de crucería, con estrella de cuatro puntas y de nervios con combados rectos. La torre es un prisma con escalera de caracol y un recinto superior cerrado con bóveda de terceletes. El coro está a los pies, sobre arco escarzano, con una sólida barandilla de valiosa madera. En cuanto a la cronología, se ha pensado que la iglesia existía antes del siglo XVI, y luego, a principios de dicho siglo, se reedificaría prácticamente, con ciertas irregularidades. Su estilo es de un gótico provincial y arcaizante. Dentro quedan tres retablos, el de la Capilla Mayor es del siglo XVIII y estilo rococó. Los colaterales son barrocos.

Otras construcciones religiosas que se conservan son: la Ermita de San Roque, de planta rectangular, interesante por su bóveda de cañón con arcos fajones o nervios sobre ménsulas, construcción de finales del siglo XVI, del estilo de las del arquitecto Pedro de Ibarra, con puerta de cantería de medio punto, y otro tramo barroco con atractiva y dinámica espadaña de ladrillo al exterior. En su interior alberga actualmente, una magnífica talla de la Virgen de la Consolación, obra barroca que recuerda la escuela castellana de Gregorio Fernández, de la primera mitad del siglo XVII.

La Ermita del Humilladero, que conserva una fachada de principios del siglo XVII con elementos manieristas. Y a unos pocos kilómetros, el Santuario de Nuestra Señora de Cabezón, patrona de Cañaveral. Iglesia barroca de los siglos XVII y XVIII, con camarín del siglo XVIII; construida en ladrillo y mampostería, de ábside semicircular, una sola nave, y crucero de brazos cortos, ambos con bóveda de cañón con lunetos, tiene cúpula de medio punto en su intersección, el coro a sus pies se alza sobre el pórtico exterior que tiene doble arquería sobre columnas de granito. Los contrafuertes exteriores corresponden a los arcos fajones que dividen interiormente los tramos. En su interior hay que señalar la Virgen de Cabezón, talla medieval que responde a la tipología de Virgen Kiriotisa. Es de madera policromada, con el niño sentado frontalmente, y ambos, Madre e Hijo, llevan una lima en las manos.

Puede destacarse asimismo una construcción particular reciente, el chalet de Eulogio Fernández, fuera de la población, junto al Puerto de los Castaños, construido por Francisco de Asís Cabrero en 1974. Es de volúmenes simples y articulados, y se adapta perfectamente al paisaje, respondiendo a la trayectoria racionalista de este arquitecto autor de edificios tan conocidos como el de los antiguos Sindicatos y el del Diario Arriba, ambos en Madrid. Actualmente, sin embargo, el chalet está siendo rodeado de otros elementos constructivos que desfiguran su pureza.

Que visitar en Cañaveral

Hinojal
Hinojal
Foto: franrojo Panoramio
0 opiniones 0
Llanos De Cáceres
Llanos De Cáceres
Foto: franrojo Panoramio
0 opiniones 0
Pedroso De Acim
Pedroso De Acim
Foto: franrojo Panoramio
2 opiniones 0
Casas De Millan
Casas De Millan
Foto: Vilupa Panoramio
0 opiniones 0
Portezuelo
Portezuelo
0 opiniones 0
Monfragüe
Monfragüe
0 opiniones 0

Deja tu opinión sobre Cañaveral

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso