Noreña es la capital del Concejo del mismo nombre. Es el concejo mas pequeño de todo el Principado de Asturias.

Su economia gira en torno a una importante industria alimentaria cárnica y chacinera. Las conservas -de fabada o callos, por ejemplo- han sabido labrarse una gran reputación nacional e internacional.


Hay que esperar a 1156 para que aparezca el nombre de Noreña referido a núcleo poblado en un documento en el que Elvira Pérez dona la villa llamada Noreña al monasterio de Oviedo. Permanece bajo la autoridad de Siero hasta comienzos del siglo XIV, en que ya figura como Noreña como jurisdicción independiente, que forma parte del señorío de Rodrigo Álvarez de las Asturias -conde de Gijón y de Trastámara, señor de grandes propiedades y jurisdicciones en Asturias y Liébana-, quien, sin descendencia, adopta al principe Enrique, hijo bastardo de Alfonso XI, a quien da los señoríos de Trastámara, Noreña y Gijón. Al ocupar Enrique el trono de Castilla, da a su hijo Alfonso, también bastardo, Gijón, Noreña y el resto de sus propiedades en Asturias; éste trata de hacerse dueño de sus posesiones tanto episcopales como realengas. Su hermano natural Juan I lo consigue someter. Ante una segunda rebeldía del citado conde, los nobles asturianos y el obispo de Oviedo unen sus fuerzas; salen victoriosos y el obispo recibe en 1384, por real previlegio, la casa y señorio de Noreña, con todos sus cotos. Siendo menor de edad Enrique III, Alfonso Enriquez reinicia la rebelión y se apodera de Noreña y Gijón; Oviedo se hace fuerte y constribuye a su sometimiento, volviendo al condado de Noreña a manos del Obispo y del Cabildo de Oviedo en 1394; desde entonces el prelado ovetense usa el título de conde de Noreña, en la actualidad sólo con carácter honorífico.

Durante la guerra de Independencia aquí se hostigó constantemente el paso de los convoyes de las tropas francesas que ocupan Oviedo.

Tras ser incorporado Navia, bajo el reinado de Fernando VII - y por corto período de tiempo-, al concejo de Siero en 1827, pasa a constituirse casi seguidamente en municipio independiente.

En 1834 y 1855 la villa sufrió terribles epidemias de cólera.

Arquitectonicamente destacan la Iglesia Parroquial de Santa María del s. XVI. Con diversas reformas posee una planta basilical de tres naves. Lo más importante son tres retablos, dos de ellos barrocos. Traídos de Torrelobatón, llegaron a Noreña en el año 1948. El mayor es de finales del s. XVI, obra realizada en el taller de Adrían Álvarez. Buena mezcla de escultura con pintura de excelente calidad. La talla principal es la de San Pedro rodeado de cuatro Evangelistas y de cuatro Padres de la Iglesia; rematando el retablo, un bello Calvario. Los retablos laterales son menores y datan del s. XVIII. Excelente calidad de talla y policromía.
La ermita del Ecce Homo. Del s. XVII. Destruida dos veces, fue reconstruida en 1950. Conserva excelente retablo. La imagen del Nazareno es muy venerada en Noreña.
Tambien es interesante el conjunto de construcciones que rodea la plaza mayor.

Que visitar en Noreña

Uviéu - Oviedo
Uviéu - Oviedo
0 opiniones 0
Pola De Siero
Pola De Siero
17 opiniones 0
El Berron
El Berron
Foto: migueljv Panoramio
0 opiniones 0
Siero
Siero
0 opiniones 0

Deja tu opinión sobre Noreña

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso