Si nos proponemos disfrutar con todas las maravillas naturales que nos ofrece la zona de Assa, lo mejor sería seguir una ruta para no perdernos nada. Mucho más cómodo resulta el hecho de que la ruta ya exista y sea la que seguían los peregrinos antiguamente para cruzar esta zona alavesa, y dirigirse a su destino final, Santiago de Compostela. El sendero entre Oyón y Assa sigue el trazado del antiguo camino de Santiago que en tiempos medievales no discurría por su actual recorrido, sino más al norte, protegido de las posibles aceifas hispanomusulmanes de más allá del Ebro. Es por ello que, desde Pamplona, los peregrinos pasaban por Viana y Oyón, llegaban a Assa, cruzando el Ebro por su custodiado puente, para alcanzar Laguardia y proseguir hacia Santo Domingo de la Calzada. La ruta que cruza Assa destaca de manera importante por sus ricos colores ocres y pardos que dominan el paisaje de tierras labradas sobre estratos de areniscas, limolitas y arcillas. En las zonas no cultivadas, conocidas en la zona como yecos o eriales, es donde encontramos restos de la vegetación original de encinares y coscojares. En esos yecos de matorral mediterráneo encontramos enebros de la miera, romeros en flor, escambrones de afiladas espinas, aromáticos espliegos, salutíferos tomillos, jaras, aulagas y lastones. Todo este panorama de naturaleza salvaje convierte el recorrido por Assa en un municipio con una desbordante riqueza ecológica y natural. Éstos verdes parajes sirven de alimento a las aves esteparias, como las cogojudas y las alondras, cuyo melodioso canto dura a veces varios minutos y supone el perfecto acompañamiento a la esplendorosa vista de la que se goza en la zona.

Nos encontramos con el arroyo Fuensalada,cruzándolo se podrá bajar hasta la Llana, todo el camino goza de una agradable sombra gracias a las enormes encinas que lo bordean. Atravesamos la carretera para seguir por camino asfaltado hasta Laserna, municipio ubicado entre el Cerro de la Mesa (el mejor coscojar del País Vasco) y el meandro del Ebro, cruzado por el puente romano de Mantible, del siglo II después de Cristo. Sólo se conservan dos de los siete arcos de que constaba. Y, bordeando el Ebro llegamos al término municipal de Assa. Sobre el río Ebro en la divisoria de la provincia de Alava y la comunidad de La Rioja, se sitúa esta gran obra pública de época romana. Se ubica a la derecha de la carretera A-124, superado el núcleo urbano de Assa, a unos 200 metros de éste. La construcción de este gran monumento se puede situar en el siglo II d. C. y su destrucción, en la Edad Media, en torno al siglo XIV, en que ya consta que se hallaba destruido. En origen constaba de siete arcos de medio punto, de diferentes luces, soportados por seis pilastras rectangulares con espolones y tajamares. En la actualidad se conservan dos ojos y restos de los pilares de los restantes. Su altura máxima es de 30 metros y su longitud se sitúa en torno a los 164, lo que le convierte en uno de los mayores de la Península.

Que visitar en Assa

Lanciego ( Lantziego )
Lanciego ( Lantziego )
Foto: sub6004 Panoramio
0 opiniones 0
Oyón ( Oion )
Oyón ( Oion )
Foto: jabaeyens Panoramio
0 opiniones 0
Laguardia-rioja Alavesa
Laguardia-rioja Alavesa
Foto: Suzyesue Panoramio
0 opiniones 0

Deja tu opinión sobre Assa

Al pulsar en "Enviar Opinión" aceptas el aviso legal
Las fotos de Logo Panoramio están bajo el copyright de sus autores
Área viajero
Entrar con tu cuenta
Pulsando entrar aceptas las condiciones de uso